Despensa La Rosaleda

  • rotador

Resultado de imagen de foto mantequilla

 VANESSA ARAUJO | VILLABLINO VANESSA ARAUJO | VILLABLINO

 

Las vecinas de Sosas de Laciana Constantina Magadán y María Ángela González son sólo un ejemplo de los muchos habitantes del pueblo que llevaron la producción de leche de su propia ganadería vacuna a la lechería hidráulica del esa localidad, conocida como La Popular, y tras elaborar mantequilla, acercarla hasta la mantequería de la pedanía lacianiega de Villager, para ser degustada en Madrid y convertirse en un producto estrella de la repostería fina.

Estas mujeres recuerdan cómo eran aquellos años, donde sacar una alta producción de leche era un trabajo más, tanto en invierno, cuando el ganado está en las cuadras, como en primavera y verano, con las reses en las brañas, cuando debían trasladar la leche desde los montes hasta la lechería: «Teníamos que bajar la leche como fuera; a veces, a lomos de un caballo» destacó Constantina. Respecto al valor que de la leche, señalan que los precios eran altos, aunque dependía de la riqueza de la misma. «La mayoría de los vecinos, vivíamos de este producto».

La Popular sólo recogía leche de los vecinos de Sosas. No quería la leche de ningún otro pueblo porque «eran vacas de raza serrana, eran muy buenas para la producción de leche», explicó María Ángela.

Labor con leche. El trabajo de La Popular, comenzaba con el servicio de los vecinos a su ganadería, ya que éstos ordeñaban las reses dos veces al día, para llevarla hasta la lechería. Una vez allí, se depositaba en un depósito donde se recogía una muestra y se analizaba su riqueza. Tras este paso, se anotaban los litros y la riqueza de la misma, tanto en una libreta que disponían en la lechería, como en la que cada particular tenía, para, posteriormente, abonar la cantidad estipulada. Una vez realizado esto, el líquido pasaba a un calentador y de ahí a la desnatadora, para separar la nata de la leche. Tras coger la nata, los vecinos podían llevarse la leche desnatada, llamada en la zona debura , a sus hogares, para realizar diferentes postres.

Para la realización de la mantequilla, se utilizaba como primer instrumento de trabajo la feridera. Tras este paso, con el malaser o rodillo se extraía la leche de la grasa a través de la caída del agua a dicho elemento, a continuación esta nueva sustancia se introducía en unos paños para que la mantequilla secara y tuviera consistencia. Una vez que se finalizaba con el proceso se llevaba hasta la mantequería de Villager, donde les compraban el producto para ser distribuido por distintos puntos de la geografía española. «Cuando íbamos era dos o tres veces a la semana, dependiendo de la producción que se tuviera, tocaba ir más o menos veces hasta Villager», recordó Constantina.

envio a domicilio

Queso, yogures, mantequillas ... >> Mantequillas

  • MANTEQUILLA DE LEÓN 200 GRS BLOQUE...
  • MANTEQUILLA DE LEÓN 200 GRS BLOQUE - ARIAS TASCÓN DE LEÓN
  • detalles
  • MANTEQUILLA DE LEÓN 250 GRS LATA...
  • MANTEQUILLA DE LEÓN 250 GRS LATA DE ARIAS TASCÓN DE LEÓN
  • detalles
tarjetas y paypal

La Rosaleda León. C/ San Pedro, 3. 24007 LEÓN - Tlfno.: 987 230 719 - [javascript protected email address]